Saltar al contenido

PADDLE SURF EN TENERIFE

paddle surf en tenerife

DOS RUTAS INOLVIDABLES PARA PRACTICAR PADDLE SURF EN LA ISLA DE TENERIFE

El Paddle Surf es perfecto para explorar y acercarse a la naturaleza. Hoy os hablamos de las mejores rutas para practicarlo en Tenerife. Si quieres saber dónde hacer SUP en la isla de la eterna primavera, cuándo ir, cómo moverte y qué hacer y ver después de la aventura que te proponemos, este es tu artículo. Feliz lectura y feliz remada.  

santa cruz de tenerife canarias paddle surf
Santa Cruz de Tenerife

POR EUSEBIO NAVALES

La isla de Tenerife parece diseñada para ser contemplada, vivir el ecoturismo y la aventura. Dice Guillermo Gatsby (en uno de esos artículos que escribe para el blog de nuestros amigos de SingleQuiver  que el primer recuerdo imborrable que todo viajero guarda de esta isla afortunada es la visión impresionante del Teide desde el avión.  “Los demás recuerdos dependen ya  de cada uno: playas salvajes, paisajes lunares que no se pueden describir con palabras, verdes montañas, ciudades llenas de encanto…” En nuestro caso, el recuerdo más especial que conservamos de Tenerife son las dos aventuras de Paddle Surf que os proponemos. 

RUTA POR LOS ACANTILADOS DE LOS GIGANTES

Situados en la parte noroeste de la isla de Tenerife, dentro del Parque Natural de Teno, este conjunto de murallas de origen volcánico constituye una solemne estructura de más de 600 metros de altura, que se prolonga otros 30 por debajo del mar. Los primeros guanches de la isla las bautizaron con el nombre de Murallas del Diablo y Murallas del Infierno. Un buen lugar para contemplar esta maravilla es el Mirador de la Punta de Teno, brazo de tierra que se adentra en el Atlántico e invita a esperar la puesta de sol. Y otro, desde el mar, siguiendo la línea de la costa sobre una tabla de Paddle Surf, desde la que consigues una panorámica única e ininterrumpida.

La ruta empieza y termina en la misma playa de los Gigantes, arenal que impresiona tanto por sus aguas cristalinas como por las milenarias moles volcánicas que lo custodian. No es una aventura exigente, pero si tu nivel es bajo siempre es aconsejable recurrir a alguna de las escuelas que hay en el puerto y que organizan excursiones en grupo. La experiencia vale la pena: un lugar idílico, una escapada para disfrutar más de una vez en la vida.

acantilado de los gigantes tenerife paddle surf
Acantilado de los Gigantes desde el mar

DE LA PLAYA DE LAS TERESITAS A IGUESTE DE SAN ANDRÉS

Otro hito de Tenerife es playa de las Teresitas. Se trata de la más popular y turística de la isla, pero también la más singular y hermosa. Cuentan que fue en los años sesenta del siglo pasado cuando esta playa de postal que podría pasar por caribeña – aguas cristalinas, palmeras al fondo – se cubrió con arena dorada traída del mismísimo desierto del Sáhara y se protegió de la furia del Atlántico con un arrecife artificial y dos rompeolas. La playa original, de aspecto volcánico, debió ser muy similar a la cercana de Las Gaviotas.

playa teresitas tenerife paddle surf
Playa de las Teresitas

Las Teresitas es el punto de partida de nuestra segunda ruta: unos diez kilómetros de paz y libertad hasta el encantador pueblo de Igueste de San Andrés. Por el camino, podrás contemplar, a vista de  marino, las arboledas mágicas y ancestrales que cubren el macizo de Anaga, No hay palabras para describirlo, hay que vivirlo.

IGUESTE DE SAN ANDRÉS tenerife
Igueste de San Andrés

Esta escapada exige estar en forma. Si no es así, la mejor opción es recurrir a alguna de las escuelas de Paddle Surf que hay en la zona y limitar la ruta a la misma playa de Las Teresitas, cuyas aguas tranquilas son perfectas para principiantes.

Nuestra recomendación de tablas paddle surf para una ruta de Stand Up Paddle en Tenerife

A continuación te mostramos nuestra selección de tablas SUP hinchables  para que disfrutes al máximo la experiencia de navegar por estos pantanos y embalses. Puedes comprar todo tu material de Paddle Surf, en Single Quiver. La mayor tienda online de Paddle Surf.

✓  FANATIC AIR PURE

La Fanatic Air Pure es una tabla fácil, estable y todoterreno. El mejor SUP hinchable calidad-precio. La solución perfecta si buscas una tabla de paddle surf clásica que pueda funcionar en todo, desde aguas planas hasta pequeñas olas.

COMPRAR AQUI

FANATIC FLY AIR/PURE

✓ RED PADDLE RIDE 10.6

No podía faltar en este listado la Red Paddle Ride 10.6. El modelo más vendido y popular de la marca Red Paddle Co. Una tabla todoterreno, ideal para realizar travesías, diseñada para cualquier tipo de rider. Este modelo está disponible en 3 medidas: 9’6, 10.6 y 10.8. Si tienes dudas sobre qué tabla de paddle surf hinchable comprar, escríbenos. Estaremos encantados de poder ayudarte a elegir el mejor SUP hinchable.

Puedes leer nuestra review completa sobre esta tabla Sup Red Paddle.

COMPRAR AQUÍ

TABLA SUP HINCHABLE RED PADDLE CO RIDE 10’6″

✓ SPS FUN 10,5″

La tabla de paddle surf hinchable SPS es ideal como primer SUP para iniciarte en este deporte. La mejor opción calidad- precio.

Comprar Aquí

SPS FUN
TABLA SUP HINCHABLE SPS FUN 10,5″

CÓMO IR A TENERIFE

En avión mucho mejor que en barco.  A Tenerife se llega en vuelo directo desde varias ciudades de la Península Ibérica. La isla cuenta con dos aeropuertos. Tenerife-Sur o Reina Sofía: se encuentra en Granadilla de Abona y es el moderno aeropuerto internacional de la isla y uno de los de mayor tráfico en toda España. Tenerife-Norte Los Rodeos: situado en La Laguna, a unos 10 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife, la capital, concentra, principalmente,  vuelos de carácter  interinsular y nacional.

CÓMO DESPLAZARSE POR TENERIFE

Una vez en la isla, nuestro consejo es alquilar un coche y disfrutar del paisaje que envuelve las carreteras. El alquiler suele incluir seguro a todo riesgo, sin límite de kilometraje, pero siempre es bueno preguntar las condiciones para evitar sorpresas desagradables.

QUÉ VER EN TENERIFE. DIEZ PROPUESTAS PARA DESCUBRIR LA ISLA DE LA ETERNA PRIMAVERA

El viaje a la mayor de las islas canarias  invita a sacar nuestra tabla hinchable de Paddle Surf y remar por las aguas cristalinas y tranquilas de Las Teresitas o de los Gigantes, pero  también a recorrer a fondo uno de los lugares más asombrosos del planeta.  Nadie debería marcharse de aquí sin visitar el Parque Nacional de las Cañadas del Teide,  sin pasear sin prisas por los cascos antiguos de La Laguna o Santa Cruz de Tenerife  y sin rendir admiración al valle de La Orotava o a los grandes y cerrados bosques de Anaga. Tenerife es  una tierra para los descubrimientos; un lugar que no se puede describir, hay que verlo, caminarlo, sentirlo. A que recogemos las diez visitas propuestas por nuestros amigos de SingleQuiver:

tenerife primavera paddle surf
Parque Nacional del Teide

PARQUE NACIONAL DE LAS CAÑADAS DEL TEIDE

No es un tópico, es un lugar al que hay que ir, por lo menos, una vez en la vida, la montaña mítica que custodia, como un águila amparando sus crías, un asombroso y fantasmal paisaje volcánico. El Parque tiene distintos itinerarios. El más célebre asciende hasta el refugio de Altavista y, desde allí, al techo de España. Más asequible es la opción del teleférico, que te deja a 160 metros de la cima. Las vistas son, en ambos casos, memorables. Y quedan Las Cañadas, paraje yermo y polvoriento, tan inolvidable como las caprichosas formaciones rocosas que vigilan el Llano de Ucanca, grandioso escenario  del fallido remake de Furia de titanes.

Caldera de las Cañadas teide tenerife
Caldera de las Cañadas

SANTA CRUZ DE TENERIFE

Verde, blanca, azul… Sobre todo verde, porque parques y jardines se multiplican en Santa Cruz de Tenerife casi espontáneamente. Moderna y dinámica, la capital de Tenerife tiene el aire de una colonia tropical y la estructura de un blanco anfiteatro surgido en mitad del Atlántico. Decía Ignacio Aldecoa que Santa Cruz es una humilde sinfonía que emociona. La ciudad, bendecida por el turismo, ya no es tan humilde, pero conserva parte de aquella sinfonía.  Sus hitos principales se concentran en los alrededores de la iglesia de  Nuestra Señora de la Concepción y en las cercanías de la plaza de la Candelaria. Allí se encuentran los principales edificios dieciochescos de la urbe, adornados siempre de florida vegetación. Allí también, mirando al puerto que el almirante Nelson intentó rendir en vano, está la plaza de España, punto de partida por excelencia de toda visita que se precie, y la plaza de la Madera, uno de los rincones más bellos y simpáticos de toda la isla. 

Plaza de la Madera

La Rambla de Santa Cruz es otro de los lugares relevantes de la urbe, su avenida más hermosa, sin duda. Pasear entre sus laureles de Indias, palmeras y jacarandas y después dejar morir una tarde en el Parque de García Sanabria constituyen uno de los placeres más evocadores que Santa Cruz reserva al viajero. Parque y Rambla están, además, salpicados por numerosas  esculturas contemporáneas, recuerdo de la Primera Exposición Internacional de Esculturas en la Calle, celebrada en 1973: obras de Miró, Chirino, Moore…  

rambla de santa de cruz
Rambla de Santa de Cruz

Y puesto que hablamos de hitos, hay que mencionar la playa de las Teresitas. Tras nuestra escapada a bordo de una tabla de Paddle Surf, vale la pena subir a lo alto del mirador, en la Punta de los Órganos para disfrutar una vista a ojo de pájaro de la playa, la ciudad,  Igueste de San Andrés y, por supuesto, del mar, ese mar, inmenso en su reposo, que rodea la isla.

playa de las santa teresita desde el mirador de la punta de los organos tenerife
Playa de las Santa Teresita desde el mirador de la Punta de los Órganos

LA LAGUNA

Es la ciudad hermana y cercana de Santa Cruz.  Ciudad de los Adelantados, es decir, de aquellos hidalgos que anexionaron la isla a Castilla en el siglo XV, San Cristóbal de la Laguna es una urbe universitaria ajena a esa herida que separa otros lugares de la naturaleza que los rodea. Y es que La Laguna se abraza con los montes de los alrededores y se deja ver desde ellos con gusto. Hay que mirarla, por ejemplo, desde el monte de Las Mercedes. Y después hay que visitar el viejo centro histórico, lugar evocador donde los haya que conserva su estructura cuadriculada del siglo XV.  

calle recta del casco historico de la laguna tenerife
Calle del casco histórico de La Laguna

LA OROTAVA

La villa de La Orotava es otra visita obligada. Calles empedradas, plazas de aire bucólico, iglesias, conventos y casonas con el tradicional balcón de madera… Un evocador recuerdo de Castilla, parejo en cuanto a belleza a San Cristóbal de la Laguna. La Orotava está, además, en un espléndido valle, un alargado vergel cubierto de plataneras que muere en el Atlántico, rompiendo contra las rocas de la costa.

valle de orotava tenerife
Valle de Orotava

PUERTO DE LA CRUZ

El Puerto de la Cruz es el centro turístico decano de las islas, pero más allá de los restaurantes, hoteles y tiendas de rigor, cuenta con bellos rincones de sabor añejo, como la plaza del Charco o el puerto. 

puerto de la cruz tenerife
Puerto de la Cruz

MIRADOR DE EL LANCE

Pasado el Valle de la Orotava está el Puerto  y pasado éste los dos Realejos: el Alto y el Bajo. En la carretera en cornisa que va de los Realejos a Icod de los Vinos, se encuentra este mirador, custodiado por la monumental escultura de un caudillo guanche. No hay una perspectiva más alucinante del Valle de la Orotava. 

mirador-lance-tenerife
Mirador del Lance

PARQUE NATURAL DE ANAGA

El Parque Natural de Anaga es una isla dentro de la isla, un oasis de silencio y tranquilidad sólo violentado por el viento zarandeando las copas de los árboles, el aleteo de algún pájaro entre las ramas o las propias pisadas sobre el suave crujir de las hojas que tapizan los caminos. Lo mejor para explorar este lugar de ecos ancestrales alejado de las estampas más turísticas es zambullirse en el sendero que, en pocas horas, une las playas salvajes de Benijo y Roque Bermejo.  La primera, con los roques Benijo y  La Rapadura emergiendo en la orilla, es lunar, salvaje, una postal inolvidable, de un magnetismo del que resulta difícil sustraerse.   La segunda es parte de un islote volcánico al que sólo se puede acceder a pie. Por el camino, un espectacular bosque de laurisilva. 

Playa de Benijo

LA CUEVA DEL VIENTO

Junto con los roques – espigados domos volcánicos que se alzan, imponentes, tierra adentro o frente a la costa, surgiendo desde las mismas aguas del Atlántico -, los tubos volcánicos son otro de los hitos geológicos de Tenerife. Se trata de una especie de túneles o cuevas que dejan tras de sí los ríos incandescentes de lava cuando su capa más exterior se ha enfriado y solidificado. La Cueva del Viento es el mayor tubo volcánico de Europa y el quinto del mundo. Sí, hay pocas, muy pocas cuevas tan singulares y asombrosas como esta de 18 kilómetros, formada hace 27.000 años por la erupción del volcán Pico Viejo. Con impresionantes estalactitas y cascadas de roca volcánica, la del Viento es también una de las pocas cuevas que, para mantener su pureza intacta, no cuenta con iluminación artificial. Una hora lleva completar el tramo abierto al público. Y sin duda, el momento culminante de la visita se produce cuando todo el mundo apaga los focos de sus cascos: es un momento mágico, un silencio ciego sólo roto por el tac-tac de lentas  gotas de agua y la brisilla que da su nombre a la cueva.  

Cueva del Viento

ICOD DE LOS VINOS

La Cueva del Viento se encuentra cerca de Icod de los Vinos, celebre por el malvasía que Shakespeare elogia en Enrique IV y el Drago Milenario que custodia un parque botánico hecho para el silencio. El drago es el árbol mítico de las Canarias y el de Icod de los Vinos es el más viejo del mundo y uno de los más grandes (17 metros de alto y 20 de perímetro). Vale la pena rendirle una visita. Respecto al caldo de Icod, ya lo dijo todo el gran dramaturgo inglés: “Un vino maravilloso y penetrante perfuma la sangre antes de que se pueda decir: ¿qué es esto?”. Sin  duda, no hay mejor lugar para probarlo que el patio tradicional del Museo de Malvasía, con una tabla de quesos y mojo picón.

Fotografía del Draco de Icod de los Vinos

GARACHICO

A 28 kilómetros del Puerto de la Cruz, en la orilla del mar, queda Garachico, sepultado por las lavas de una erupción (1706) y vuelto levantar entre las cenizas hasta convertirse en el pueblo de calles estrechas y empedradas, plagadas de vestigios de los siglos XVI y XVII, que hoy contemplamos. Un icono del norte insular.  El entorno de Garachico es el envés del de La Orotava: el verde es aquí ceniza y piedra negra de corazón de volcán, una petrificación de tormenta – que dijo Aldecoa – bajo un cielo profundamente azul.

Garachico